INMIGRACIÓN E INTEGRACIÓN POR CARLOS GABANCHO

QUÉ QUEREMOS DECIR CUANDO HABLAMOS DE INTEGRAR?

En este último lustro se ha incorporado al censo de Catalunya casi un millón y medio de inmigrantes y según muestran las estadísticas no parece que la tendencia vaya a revertir. Podemos pensar que las herramientas necesarias para facilitar la integración de los inmigrantes como puede ser la escuela, la atención sanitaria, sistema social son unos recursos que nos podemos permitir fácilmente. Pero realmente necesitamos tomar consciencia de los conceptos básicos que engloba la integración, debemos tener claro si somos nosotros los que debemos integrar al inmigrante o es el inmigrante el que se tiene que integrar.

Dentro del marco actual. Los inmigrantes cuando llegan a Catalunya se encuentran en una región que no ha definido de forma clara los parámetros de integración social y que además se mueve de forma vacilante en una confusa crisis de identidad. Catalunya no ha podido ofrecer a los inmigrantes un programa de integración claro por su situación de sumisión a la presión centralista del Estado Español.

En la sociedad del sigle XXI existe una importante multiculturalidad que convive bajo el  prisma de una cultura base marcada por la territorialidad. En Catalunya no hemos sido capaces de polarizar el catalán dentro de esa cultura base y según muestran todos los resultados es evidente que ha sido el castellano el que se manifestado como cultura puente para todos los inmigrantes.

 

PROMOVER EL USO DEL CATALÁN CON LA PERSUASIÓN

Muchos inmigrantes todavía creen que aprender catalán es un esfuerzo añadido a su integración, consideran que es un tema de poca importancia y una gran mayoría manifiesta desinterés en la lengua catalana.

En esta línea debemos trabajar, hacer que puedan tomar consciencia de que la lengua catalana es una oportunidad para progresar socialmente en Catalunya. Gracia sal trabajo que hemos hecho en los últimos años hemos conseguido instaurar nuestra lengua dentro de la escala social más alta, en el mundo académico y de la información el catalán es la lengua vehicular.

Por este motivo los inmigrantes deben saber que con el uso del catalán el abanico de oportunidades es mucho más amplio y enriquecedor. El conocimiento del catalán se convierte en un elemento imprescindible para cualquier persona que quiera abrirse camino en la sociedad catalana.

 

LA GUERRA DEL DOMINIO CULTURAL

Este enfoque es una perspectiva tabú dentro de las esferas políticas, en trenta años de democracia ningún miembro político quiere presentar públicamente al castellano como un recurso cultural de los estratos más bajos de la sociedad y erigir al catalán como el recurso propio de los estratos sociales más altos.

No obstante, si los inmigrantes conocieran esta realidad, seguramente su opinión sobre el catalán sería muy diferente y quizás su interés por la cultura catalana se despertaría si tienen la voluntad de progresar dentro de la sociedad.

Para empezar a revertir esta situación una de las cosas más positivas que podríamos hacer es empezar a hablar con los inmigrantes en catalán, siendo siempre conscientes de la dificultad que les supone y mostrándonos comprensivos y respetuosos con sus esfuerzos.

Artículo relacionado: “Ferran Suay: la imposición linguística, otra forma de intervenir

Es importante también que desde la política se aborde definitivamente la catalanización de los inmigrantes a través de su incorporación en sus programas electorales. Es importante, también, establecer el uso de nuestra lengua dentro de sectores como el laboral dónde aún el castellano sigue manteniendo la hegemonía.

Integrar es compartir con los inmigrantes un programa de integración colectivo del que todos formamos parte y en donde debemos tener una lengua común que es el catalán.

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply