3

Ferran Suay: la imposición linguística, otra forma de intervenir

Todas las veces que la Generalitat inicia una campaña enfocada en la promoción del catalán, la crítica se hace eco en los medios de comunicación. Normalmente, en medio de las posiciones más críticas que no simpatizan con la campaña, es muy fácil encontrarte con los que hacen incapié en la corrupción dentro de las instituciones públicas que intentan hacer descansar una parte de la responsabilidad de actual situación de la lengua catalana sobre los hombros de los hablantes de lengua catalana.

En cercle21 siempre hemos hablado mucho sobre estos argumentos, me atrevería a señalar que el principal argumento se enfoca en que las institucioens públicas son lo bastante estrictas ni eficientes en la valoración ni en la puesta en práctica de la legislación lingüística actual a la vez que, contradictoriamente, demanda a las personas que hablan el catalán que realicen el esfuerzo adicional de usar el catalán de forma natural y normal.

No tengo la voluntad de discutir sobre esto y menos aún de tratar de discernir quién tiene razón o no, porque creo concienzudamente que, tal como mencionó el famosos Oscar Wilde, “la razón es la sustancia más abundante de este mundo: todo el mundo la tiene toda todo el tiempo “.

 

El enfoque psicológico

Es importante señalar que nos preguntamos qué clase de aptitudes o recursos precisan los ciudadanos para conseguir este bienestar relacionado con la utilización del catalán, sin pasar por alto que es una lengua minoritaria. Es precisamente por ello que hay que hablar de recursos individuales. En el ámbito de la psicología, es habitual abordar cualquier conducta teniendo en cuenta tres niveles de análisis:

  • El primer nivel hace referencia al aspecto fisiológico que hace referencia a los cambios orgánicos que se desarrollan en la conducta. Representa diferentes procesos como es la activación del sistema nervioso,los cambios sistémicos o variaciones del sistema hormonal. Estos cambios, por norma general, se manifiestan en forma d eemociones (alegría, odio, rabia, inseguridad,…)
  • El segundo nivel se centra a nivel motor, o de la actitud que s eobserva desde fuera, que s eenfoca en la respuesta que damos en un momento determinado como puede ser reir, llorar, correr, huir, exculparnos,…
  • El tercer nivel enfatiza en la cuestión cognitiva que recoge los pensamientos que derivan de cualquier acción realizada.

Debemos señalar que no estamos ante tres tipos de fenómenos autónomos ni independientes, sinó que nos encontramos ante tres nivels desde los que podemos valorar y estudiar desde un mismo plano conductual. En este caso concreto, la actitud de elección lingüística de una persona. Intentaré aclarar esto a través de un ejemplo:

Es justo en este momento cuando entra en juego el momento final del proceso de selección lingüística.

Es evidente que, en un primer momento, el hombre ya la ha realizado, porque ha utilizado el catalán en el momento de hacer su demanda. Es importante saber que en una situación cotidiana, incluso habiendose dirijido en una lengua que es oficial en el país en que se ubica la estación, la chica d eatención al cliente debería haberle contestado en la misma lengua. Esto, por Por lo que la decisión final de mantener el catalán o cambiar al castellano, se realiza con posterioridad a la constatación de que la persona con la que estamos hablando no es catalanoparlant.

Intervención desde el enfoque psicológico

  1. La intervención desde el aspecto cognitivo trataría sobre una forma de reestructuración cognitiva. En un primer momento debemos saber cuáles son las ideas y creencias que aparecen como factores limitantes de su actitud, con el objetivo de sustituirlos por otros más adecuados. Esto, inevitablemente, viene acompañado d euna serie de dificultades. Realmente es una acción que únicamente puede realizarse cuando la persona aprecia una distancia entre lo que cree que se debería hacer (por ejemplo, que el catalán fuera una lengua de uso normal) y lo que finalmente hace ( por ejemplo, cambiar al castellano voluntariamente).
  2. A nivel fisiológico nos encontramos con un trabajo de control de emociones. tenemos que aprender a paliar la molestia que deriva de la obligación de tener que mantener el catalán, y esto puede realizarse también apoyandonos en técnicas enfocadas a controlar la actividad del sistema nervioso. Las técnicas de respiración y de relajación pueden ser muy útiles. Debo señalar que no están específicamente pensados para llevarlos a cabo in situ, sino que más bien son ejercicios que deberiamos practicar previamente y que nos facilitarán abordar estas situaciones con más calma evitando situaciones que otras ocasiones nos habían generado malestar o conflicto.
  3. En lo que s erefiere al comportamiento que podemos observar, debemos desarrollar unos recursos de comunicación que nos dejen afrontar de forma fácil las situaciones en las que nos enfrentamos a interlocutores no adaptativos (que se niegan a hablar el catalán). Desgraciadamente estas situaciones son muy previsibles,pero nos permite prepararnos con antelación un conjunto de recursos de adaptación.Uno de los recursos más sencillos, consiste en continuar la conversación en catalán, es muy efectivo: hace que algunos interlocutores decidan cambiar al catalán, y que muchos otros acepten con normalidad la comunicación en las dos lenguas. El hecho de encontrarnos en Catalunya donde la gran mayoría de habitantes han cursado su educación en catalán hace que podamos considerar que la gran mayoría d elas personas con las que interactuemos tengan los conocimientos necesarios para poder entendernos con facilidad.

 

Tambíen es interesante consultar el artículo que realicé en “El Temps”

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply